Reiki Usui

HISTORIA DEL REIKI por David Herron

http://www.crl.com./~davidh/reiki/history.htm

El Reiki tiene una historia de algún modo única. Los muchos libros sobre Reiki dan historias parecidas sobre el Reiki, y así las sumarizo abajo. No pretendo ser una autoridad en “La historia del Reiki”. En lugar de emplear mucho tiempo discutiendo el pasado y el camino exacto por el que el Reiki llegó a nosotros, me parece más fructífero usar la energía y experimentar la verdad de la realidad más amplia de todo cuanto es. Esto no significa que la historia carezca de importancia, pues como seres humanos tendemos a reaccionar basados en el pasado.

Todas las historias sobre el Reiki vienen de relatos verbales pasados por la Sra. Takata, con poca o ninguna evidencia del Reiki anterior a la Segunda Guerra Mundial restante en Japón, para el conocimiento de la mayoría de los practicantes de Reiki.

Esta falta de documentación es discutida en “Reiki Esencial” de Diane Stein, y con otra visión es ofrecida en “Reiki, el toque curativo: manual de primer y segundo grado” de William L. Rand, del Centro para el Entrenamiento Reiki .La carencia de evidencias abre camino al escepticismo. Por ejemplo, los registros de admisión en la Universidad de Loyolla deberian reflejar al Dr. Usui, si él estuvo de hecho allí, aunque William Rand afirma que tal investigación resultó estéril.

Con raíces en Japón antes de la Segunda Guerra Mundial, no es sorprendente que algunos documentos se perdieran. Aparentemente, los sobrevivientes del Dr. Hayashi perdieron durante la guerra los recursos que les permitirían continuar con la clínica que él fundó y quizás dejaron de practicar Reiki. Si no fuera porque la Sra. Takata aprendió Reiki antes de la guerra y lo trajo a America, esta técnica curativa se podría muy bien haber perdido para el mundo. Esta manera inconveniente de salvar el Reiki quizás hizo que se perdieran valiosas memorias, conocimientos y la continuidad que hubiera tenido el linaje de no haberse abierto paso a través de una sola persona. Sólo podemos esperar que la práctica, el estudio y la intuición traigan de vuelta cualquier pérdida de conocimientos y prácticas.

El conocimiento perdido, particularmente la prueba que sostenga la siguiente historia, hace surgir el posible escepticismo. Todavía el Reiki habla por sí mismo en cada uso. La energía es real y facilmente experimentable. Una vez que uno ha experimentado la energía, particularmente si uno es un practicante Reiki iniciado, está siempre ahí y fácilmente demuestra su verdad. Cualquiera que sea la verdad y la realidad de las afirmaciones en la historia que sigue a continuación, la habilidad para llevar a cabo el Reiki tan fácilmente viene de alguna parte.

Reiki es una palabra japonesa significando “Fuerza Universal de Vida”. El “Ki” es la misma palabra que el Chi o el Qi, el término chino para la energía que subyace en todo. Reiki es un sistema para canalizar esa energía hacia alguien para el propósito de la curación. Fue descubierto por el Dr. Usui a finales del siglo diecinueve, un profesor o quizás un decano de una escuela cristiana en Japón.

El Dr. Usui era un monje cristiano en Japón, aunque japonés. Era el cabeza de la Escuela de Chicos Cristianos en Japón. Un día alguno de sus estudiantes le preguntó si creía en los milagros que Jesús hizo (resucitar a los difuntos, etc). Siendo un monje cristiano respondió: “Sí”. Ellos le preguntaron si sabía cómo Jesús los hacía. “No”, contestó él.

En estas que se decidió a encontrar la manera en que Jesús curaba. Esto inmediatamente le puso en una búsqueda de muchos años. Primero estudiando en las escuelas cristianas de los Estados Unidos, donde seguir aprendiendo sobre Jesús, pero sin resultados. En las escuelas cristianas el método era desconocido.

Se le sugirió que estudiara las escrituras budistas, puesto que el Buda mismo también sanaba. Esto le tomó más años de estudios en monasterios de Oriente. En ninguna parte pudo encontrar las respuestas. En Japón recorrió todos los monasterios preguntando por cómo Jesús o el Buda sanaban. En cada uno los monjes dijeron que estaban más interesados en el bienestar espiritual que en el físico. En un pequeño monasterio encontró una antigua escritura sánscrita del Tibet. Después de unos años más de estudio, sintió que habia llegado a una comprensión y que para ir más lejos requería meditar profundamente. Declaró a los monjes de ese monasterio su intención de ayunar y meditar durante 21 dias en un monte cercano y que si él no volvía deberían ir a buscar su cuerpo fallecido.

Se fue a la montaña y juntó 21 piedras con las cuales contar los días. Cada día daba la vuelta a una piedra y así contaba el tiempo. En el dia número 21 nada había sucedido cuando le dió la vuelta a la piedra y se dijo, “Bien, esta es la cosa, o consigo la respuesta hoy o no la consigo”. En ese momento en el horizonte pudo ver una bola de luz avanzando hacia él. El primer instinto fue de apartarse de su dirección, pero se dió cuenta de que eso podía ser justamente lo que había estado esperando, así que dejó que le diera justo en la cara. En el momento que le golpeó fue raptado en un trance y se le mostraron burbujas de todos los colores del arco iris en las cuales estaban los símbolos del Reiki, los mismísimos símbolos de las escrituras tibetanas que estaba estudiando pero que había sido incapaz de comprender. Ahora que los volvía a mirar, había una total comprensión.

Al volver de esta experiencia comenzó a descender la montaña y fue, desde ese momento en adelante, capaz de curar. El primer día solamente ya sanó un dedo de su pie que estaba roto, su propia inanición, una muela enferma y la postración del Abad que lo tenía inválido. Estos se conocieron como sus primeros cuatro milagros.

Decidiendo que debía usar estas habilidades para ayudar a otros, pasó los siguientes siete años en la zona de mendigos de Tokyo sanando a los pobres y a los enfermos de allí, asistiéndoles para encontrar trabajo y elevándoles por encima de la pobreza. Después de los siete años comenzó a notar caras familiares, aquellas de quienes había curado anteriormente y que habían vuelto. Preguntándoles, estos se quejaron de que la vida fuera del arrabal era demasiado dura y que era mucho más facil mendigar para vivir.

Habían desperdiciado el don de la salud, como si no valiera nada, para volver al supuesto confort de la vida que conocían.

Esto le planteó a Usui un dilema y se volvió al monasterio. Allí se dió cuenta de que no les había enseñado gratitud junto con la sanación. De que se había enfocado en los trastornos físicos sin tratar con los asuntos espirituales.

La gente no había comprendido el valor del don que les había hecho.

El Dr. Usui volvió al monasterio para seguir reflexionando y haciendo planes. Después de un tiempo en el monasterio llegó a una estrategia diferente. En este nuevo plan viajaría por todo el país, de pueblo en pueblo. En cada uno se situaría en un lugar público durante el día, sosteniendo una antorcha en alto. Cuando la gente le preguntara porqué estaba haciendo esa cosa tan loca, su respuesta sería que estaba buscando a los pocos interesados en mejorarse a sí mismos. De esta manera viajaría enseñando y curando, trabajando a la vez con la curación espiritual tanto como con la física.

Durante esos viajes se encontró con el Dr. Chujiro Hayashi, un comandante naval en la reserva. El provenía de una familia muy pudiente y educada. Se encontró con el Dr. Usui en el mercado sosteniendo una antorcha y anunciando su conferencia en un templo cercano.

El Dr. Hayashi quedó muy impresionado por la sinceridad y la convicción del Dr. Usui. Cuando éste le pidió que le acompañara en sus viajes, el Dr. Hayashi aceptó. Y viajaron enseñando y curando. Cuando el Dr. Usui falleció, el Dr. Hayashi se convirtió en el líder del Reiki.

El Dr. Hayashi abrió una clínica en Tokyo cerca del Palacio Imperial. Consistía en ocho camas en una habitación grande, y dos practicantes por paciente. Uno trataría la cabeza y el otro estaría a la derecha tratando la zona del estómago, luego ambos tratarían la espalda del paciente. Todo lo que los practicantes trabajaban aquí era en las sanaciones. También solían ir a las casas de la gente enferma a su llamada.

Para ser un practicante de Reiki en esa época uno tenía que ser aceptado por los maestros en la organización Reiki, y segundo tenía que prometer usar el Reiki cada día y hacerse voluntario algunas horas para practicar Reiki regularmente en la clínica.

Mi primer maestro Reiki, Fran Brown (uno de los 22 maestros de Takata) cree que el Dr. Hayashi desarrolló la práctica del tratamiento usando específicas posiciones de las manos sobre el cuerpo. Teniendo una formación militar, y por eso más organizada, el Dr. Hayashi habría preferido un método organizado de tratamiento. Además, un método organizado de emplazamientos manuales permite cubrir todo el cuerpo y sus órganos.

El Dr. Hayashi falleció el martes 10 de Mayo de 1940. Eso fue justo antes de la 2ª Guerra Mundial y estaba claro que Japón entraría en la guerra. Siendo un oficial en la reserva, el Dr. Hayashi sabía que sería llamado al deber y que eso le haría responsable de matar a mucha gente. Eso no lo quería hacer, así que determinó terminar con su vida. Además deseaba, y lo hizo, pasar el liderazgo del Reiki a la Sra. Takata (quizás porque ella no estaría en Japón y así estaría relativamente a salvo y capaz de continuar la práctica).

La Sra. Hawayo Takata nació en Hawai, en Kauai, en Navidades de 1900, de ascendencia japonesa. En los años treinta ella se fue a Japón a visitar a sus familiares, y a informarles de la muerte de su hermana. Mientras estaba allá se puso muy enferma y fue ingresada en un hospital. Los médicos iban a operarla, y mientras la preparaban escuchó una voz diciendo, “No tienes que pasar por esto, hay otra manera”. Eventualmente saltó de la camilla preguntando, “¿Hay otra solución?”. El médico tenía un pariente que había sido curado de disentería en la clínica del Dr. Hayashi y le sugirió a la Sra. Takata que hablara con su pariente. Este llevó a la Sra. Takata a la clínica y sus tratamientos comenzaron.

Después de ponerse bien, la Sra. Takata quiso aprender esto para sí misma. Sin embargo el Dr. Hayashi no estaba dispuesto a enseñarla, tanto porque era americana como por ser una mujer. Por las buenas artes del médico, la Sra. Takata fue capaz de convencer al Dr. Hayashi de que la instruyera en Reiki. Ese entrenamiento le tomó un año y la puso en lo que nosotros llamaríamos el grado segundo de Reiki (ella podía hacerlo todo excepto entrenar a otros practicantes).

Tras ese año volvió a Hawai. Allí ella aprendió también la lección de que el receptor valorara el recibir los tratamientos. Trató a un primo pero no le cobró, este primo no valoró los tratamientos y no se puso bien. Ella trató a otro pariente y esta vez le cobró, y este pariente permaneció bien. Así la tradición de cobrar por los tratamientos Reiki fue reforzada.

En Noviembre de 1936 el Dr. Hayashi vino a Hawai para dar unas charlas en promoción del Reiki. Durante este periodo entrenó a la Sra. Takata para enseñar Reiki, haciéndola así lo que llamaríamos maestra Reiki. A su retorno le pidió que viniera a verle cuando la llamara.

Tras un tiempo más, la 2ª Guerra Mundial estaba a punto de estallar, pues la parte en Europa ya había comenzado. El Dr. Hayashi apareció en sueños a la Sra. Takata pidiéndole que fuera a Japón. Ella lo hizo y se encontró con que el Dr. Hayashi había desempolvado su uniforme naval y estaba inquieto. Con la guerra a punto de extenderse él sabía que era cuestión de tiempo antes de que el Ejercito Naval lo sacara de su retiro y le pidiera realizar acciones que no era ya capaz de llevar a cabo debido a su desarrollo espiritual. En ese momento le pasó a la Sra. Takata el liderazgo del Reiki. Reunió a todos los maestros Reiki, y anunció a la Sra. Takata como la líder del Reiki, y entonces les hizo saber que mataría su cuerpo físico quemando tres vasos sanguíneos. En tanto seguía hablando y conferenciando esos vasos sanguíneos ardieron y murió.

La Sra. Takata volvió a Hawai y continuó usando y enseñando el Reiki. Eventualmente ella se trasladó a California, usando y enseñando Reiki también allí. Ella no enseñó a otros maestros hasta alrededor de 1970, y antes de su propia muerte en 1980 ella entrenó a 22 maestros Reiki.

UNA HISTORIA ACTUALIZADA DEL REIKI

por Melissa Riggall y Dave King  http://www.geocities.com/HotSprings/6542/

.Mikao Usui nació el 15 de Agosto de 1865, en el distrito Gifu de Japón, lo cual fue durante la era Edo, una época en que Japón estaba cerrrado al mundo. Se cree que él había sido miembro de una de las muchas sociedades secretas que existían en ese tiempo debido a la persecución de los no seguidores del Shintoismo. Alrededor de 1900 creó un sistema de sanación natural basado en la medicina oriental establecida. El sistema usaba símbolos, tenía una serie de afirmaciones y empleaba siete principales posiciones de las manos sobre importantes puntos de acupuntura. Se basaba en prácticas antiguas taoistas, que permitían al practicante atraer energía y transmitirla al cliente sin la necesidad de “recarga”.

Se le envió a una corta edad a un monasterio budista, lo que fundamentó su interés en la sanación. No tuvo conexión alguna con ninguna escuela cristiana y jamás fue a Chicago (la Escuela Universitaria de Divinidad Cristiana ni siquiera existía por entonces).

Más bien parece que jamás abandonó Japón y probablemente hizo toda su investigación en una de las muchas bibliotecas de Kyoto.

Su sistema de curación estaría basado en técnicas de proyección de la energía, conocidas como Ki-Ko (o Qigong en China).

Estas consumían la energía del donante, quien entonces tenía que restituirla por medio de ejercicios. Entonces comenzó la búsqueda de un modo de sanación que no requiriera de esa “recarga”. La técnica se había perdido muchos años antes, pero varios grupos en el Japón rural todavía poseían partes de un tal sistema.

Alrededor de 1914, tras muchos años de considerable investigación buscando un modo de conectar la energía sin pasarse años de ejercicios y entrenamiento, se sentó a meditar en un lugar de ardiente energía en el Kurama Yama por un periodo de purificación de 21 días, según se dice. Allí recibió, parece ser, la información que buscaba para completar su sistema, durante la meditación final. Esta montaña tenía varios de estos puntos calientes. En uno había una estatua de bronce del Buda Amida sobre él. Al final de ese periodo él había redescubierto uno de los procedimientos perdidos. Parece que estuvo residiendo en Kurama Onsen, una fuente caliente en la base del Kurama Yama. El templo de Kuramadera estaba en esa época en manos de una secta Tendai.

Los relatos contando la curación simultanea de un dedo de pie fracturado y la ingestión de una copiosa comida seguida por la curación de un abceso dental interno no deberían ser tratados con mucha credibilidad.  Sólo aparecen en las versiones occidentales de la historia.

El pasó entonces siste años en la zona pobre de Kyoto, y en 1922 abrió una escuela en Tokyo, donde entrenó a muchos estudiantes, dieciseis al nivel de maestro, antes de su muerte el 9 de Marzo de 1926 en Fukuyama.

Usui NO era médico. Su título era “sensei”, un término que significa maestro o profesor.

El término “doctor”, en Occidente por supuesto, fue originalmente aplicado a académicos, inicialmente del clero. El témino “sensei” es aplicado a los profesores de artes marciales japonesas tales como el Kara-te.

El fundador de una sociedad de curación de su época, Jiro Asuke, comentó que Usui era un sanador muy popular y considerado un pionero en esta forma de sanar.

Un profesor del sistema japonés, Toshitaka Mochizuke, ha escrito un libro basado en su investigación de los sistemas de curación por imposición de manos. En él se mencionan tres estudiantes más de Usui.

Había tres oficiales navales: Taketomi, Hayashi y Guida, quienes estudiaron en 1925. Su estudiante principal se llamaba Toshihiro Eguchi, quien ralizó estudios en 1923 y transmitió el sistema, entre otros muchos, a un hombre llamado Goro Miyazuki. Los descendientes de estos hombres todavía practican y enseñan a día de hoy.

Chujiro Hayashi nació en 1878 y se entrenó con Usui en 1925, cuando tenía 47 años. Por la misma época, los otros dos oficiales navales, Jusaburo Giuda y Bo Taketomi, tomaron el entrenamiento.

Cinco monjas budistas estudiaron también con Usui, según Tatsumi, un estudiante de Hayashi.

Parece pues que Eguchi fue el sucesor de Usui. Hayashi y los otros oficiales navales, proviniendo de un bagaje menos espiritual que el de Usui, querían usar el sistema en un ambiente clínico. Esto impuso un cambio de enfoque del suyo a un sistema formal de curación.

Hayashi usó pues el conocimiento para abrir una clínica en Tokyo. Desarrolló una serie compleja de posiciones de las manos adaptadas al uso clínico del sistema; su clínica empleaba un método de sanación que requería que varios practicantes trabajaran en un cliente a la vez, para maximizar el flujo de energía.

Hayashi, igual que cambió el enfoque del sistema para encajar con un modelo médico, también introdujo un sistema de “grados” en sus clases.

El método original de transmitir el sistema habría sido por iniciaciones virtuales; maestro e iniciado

se sentarían juntos en un círculo de energía y meditarían juntos. Para personas no adeptas a tales métodos, un método más físico sería necesario. Hayashi recibió un procedimiento simple, en parte ceremonia y en parte esotérico. Este procedimiento fue transmitido por Hayashi por lo menos a un estudiante, Tatsumi.

Se atribuye a Usui el haber instruido a 16 estudiantes como maestros y a Hayashi el haber enseñando el sistema hasta el nivel maestro a 13 estudiantes.

Uno de los modos de Hayashi para hacerse con practicantes para su clínica era dar iniciaciones de primer grado a cambio de tres meses de compromiso como ayuda no remunerada. Después de este tiempo, volvería a ofrecer a los mejores estudiantes el segundo nivel a cambio de otros nueve meses de compromiso. Aquellos que los completaran tendrían la oportunidad de obtener el símbolo número cuatro. Tras dos años de subsiguiente compromiso (los cuales implicaban asistir a Hayashi en su aula) se les enseñarían las iniciaciones y serían autorizados a enseñar.

Tatsumi pasó por todo eso y Takata tuvo también que hacerlo. No hubo intercambio monetario en estos entrenamientos; ellos simplemente tenían que trabajar 8 horas una vez a la semana, a lo largo de su compromiso. Tatsumi alcanzó el grado de maestro pero se quedó insatisfecho de la manera dominante de funcionar de Hayashi (éste había sido comandante en el Ejercito Imperial Japonés), así que Tatsumi se volvió a su pueblo a vivir y trabajar.

A la vez que entrenó a sus practicantes, Hayashi entrenó a varias personas para enseñar el sistema. Una de estas era una japonesa americana de Hawai llamada Hawayo Takata.

La Sra. Takata hizo su primera aparición en la clinica de Hayashi como una paciente terminal. Su curso de tratamiento fue un éxito y luego ella persuadió a Hayashi para enseñarla el sistema. Takata ha sido descrita como una mujer muy insistente y determinada. Esto, más el hecho de que ella era “una americana en el cuerpo de una japonesa”, debió haber afectado el modo en que Hayashi le pasó la información. El “Certificado de Maestra Reiki” de Takata fue registrado notarialmente por Hayashi en Honolulu el 21 de Febrero de 1938, y le da a Takata simplemente el derecho de practicar y enseñar el sistema (como a otros trece graduados maestros de Hayashi). No le confería el título de “Gran Mastro” y de ninguna manera le dió a Takata el control del sistema. En cualquier caso Hayashi no había sido elegido por Usui como su sucesor.

Hayashi entrenó también a un hombre llamado Tatsumi que murió el 3 de Octubre de 1996, con 90 años de edad. Tatsumi guardaba notas de su entrenamiento y trazos autorizados de sus símbolos y esquemas.

En el proceso de traer una versión ya modificada del método de Usui a Occidente, Takata hizo más cambios para hacer el sistema aceptable para una población nominalmente cristiana. Además de la “historia”, Takata adoptó un método diferente de realizar las iniciaciones. Un número de ex-sacerdotes y una mujer educada en un convento en Africa Central (la cual había sido autorizada para presenciar los rituales de iniciación dados a los sacerdotes) verificaron que había una muy grande similitud entre estas iniciaciones y aquellas enseñadas por Takata como iniciaciones Reiki.

Los sucesores de Takata difundieron el sistema por toda Norte America y partes de Europa. Sin embargo, con el tiempo las enseñanzas se fueron modificando. Algunos maestros incorporaron sus propias filosofías de vida o sus modalidades de sanación a la enseñanza, amenudo sin decirles a los estudiantes que lo estaban haciendo.

LAS SENSACIONES Y EMOCIONES RESULTANTES DEL TRATAMIENTO REIKI

Lic. Alfredo María Aguirre Bauche

Este es uno de los temas que más interés genera entre los terapeutas y los clientes o pacientes que reciben Reiki; asimismo de los practicantes que se dan el Autoreiki.

Es importante reconocer que no existen dos personas iguales, por lo tanto tenemos que partir de la idea fundamental de que cada tratamiento es individual y la energía al hacer su propia función, provoca una gran diversidad de sensaciones y reacciones tanto en quien la recibe como en quien la ofrece.

A continuación describiré las sensaciones que manifiesta la persona que recibe Reiki, tanto en el auto tratamiento como en el que se recibe de otra. Esta explicación se da con el propósito de facilitar la labor terapéutica, así como el borrar definitivamente el miedo que provoca la desinformación.

Es importante tomar conciencia de todo aquello que sentimos o sucede, es importante, ya que es algo de la persona y por ello nos significa. No existen efectos buenos o malos, todas ellos son simplemente reacciones a la acción energética y tenemos que dejar que fluyan. En ningún momento son dañinos o perjudiciales.

Entre los más frecuentes y comunes en las personas que reciben Reiki, están los siguientes:

Cambio en la temperatura interior del cuerpo. Es muy frecuente la sensación de frío por todo el cuerpo, especialmente en el interior y en los pies. Algunas veces tiene una duración hasta de 12 horas. Significa que hay movimiento de energía y principalmente bloqueos que están ya en movimiento. Muy pocas veces se presenta el fenómeno contrario, el de la totalidad de calor. Este principalmente se siente en algunos puntos del tratamiento, y se le considera momentáneo.

Sensación de febrícula o pequeña calentura. Esta es frecuente en personas que tienen su sistema energético sensible a la entrada de la energía Reiki. Se da principalmente en las iniciaciones de los tres niveles. Tiene duración aproximada de 12 y 24 horas, llegando la temperatura corporal a un máximo de 37.2 grados.

Cambios en el ritmo de la respiración. Es muy frecuente este estado, especialmente en el momento de dar Reiki al tórax. Se relaciona directamente con las emociones internas de la persona. Generalmente al inicio de la sesión se acelera para luego ajustarse en un estado de armonía y equilibrio corporal.

Cuerpo muy tenso. Sensación poco frecuente, aunque de utilidad para monitorear en forma potencializada, las áreas de mayor estrés.

Exceso de peso. Sensación muy frecuente en la terapia Reiki. Indica que los cuerpos sutiles se encuentran en otra posición a la habitual.

Cansancio muscular. Muy poco frecuente. Cuando se presenta, generalmente desaparece al término de la sesión.

Escalofríos o fluir de la energía por el interior del cuerpo. Muy común durante casi todas las sesiones de Reiki. Puede permanecer esta sensación durante algunas horas.

Ligeros dolores y / o piquetes en algunas partes del cuerpo. Sumamente frecuente, especialmente en las primeras sesiones de Reiki. Estos se deben a pequeñas contracturas existentes en el cuerpo, las cuales son tocadas o removidas por la energía.

Sensación de vacío en los chakras mayores. También es frecuente este tipo de sensación en las primeras sesiones de Reiki. Se debe a que los chakras presentan estados de bloqueo o insuficiente energía.

Temblores involuntarios. Estos son frecuentes debido al movimiento de la energía y al efecto de desbloqueo que se presenta. Puede ser en todo el cuerpo o en piernas, brazos y manos. Significan que la persona tiene fuertes bloqueos internos y requiere que se programen varias sesiones de Reiki hasta que desaparezcan.

Suspiros. Su presencia es común, normal y deseable. Están directamente relacionados con la sanación de emociones y sentimientos. Generalmente aparecen al dar Reiki al chakra timo – corazón.

Jadeos o necesidad de jalar aire a los pulmones. Son frecuentes en los tratamientos a personas que controlan mucho sus emociones. Aparecen únicamente durante el tratamiento en el chakra timo – corazón o al sanar acontecimientos dolorosos a través de la técnica de memoria celular. Lo ideal es detener el tratamiento en las formas anteriores, colocando al paciente del lado derecho hasta que se controle dicho estado.

Deseo de hablar algunos aspectos de nuestra vida personal. Es muy frecuente que esto suceda. Se debe principalmente a la necesidad de desahogar hechos o emociones. Lo mejor es darnos la oportunidad de sacar aquello que nos molesta o nos tiene en estado de tensión. El terapeuta podrá escuchar pacientemente sin intervenir o controlar la expresión libre. Si tiene la habilidad de confrontar o apoyar con su participación, integrará a la sesión de Reiki, la ventaja de una actividad psioterapéutica.

Sensación de flotación o de desprendimiento. Generalmente se presenta en personas muy sensibles al manejo de energía y se debe al movimiento o reorientación de los cuerpos sutiles. Este tipo de personas pronto se habitúan a estas nuevas experiencias, aprendiendo a disfrutarlas.

Desarrollo momentáneo de la sensibilidad. Pocas veces se presenta esta experiencia, la cual se cataloga como un verdadero regalo de la energía. Se describe como una increíble potencialización de los sentidos. Hay quien la compara con la sensación llamada ” integración universal ”

Estados alterados de emotividad. Este fenómeno mental es variable, según el estado emocional de la persona. Se caracteriza por la facilidad de pasar de unos a otros repentinamente. Lo ideal es dejar que fluyan hasta desaparecer, siempre dentro de la misma sesión de Reiki. Se presenta al trabajar las posiciones de la cabeza, en el chakra timo – corazón, o al trabajar la técnica de memoria celular.

Estimulación Sexual. Frecuentemente se presenta con distintas intensidades al trabajar las posiciones de la cabeza o en bajo vientre, especialmente en el chakra de la sexualidad. Estas pueden ir desde un simple deseo y erecciones hasta orgasmos involuntarios y otras fuertes manifestaciones.

Obedecen principalmente a la liberación de la sexualidad reprimida, a emociones y deseos no canalizados constructivamente o simplemente a la fuerza interna de esta actividad humana. Lo ideal es dejar que fluya sin que cause angustia o ansiedad, tanto en el paciente como en el terapeuta.

Estado de hiper – energetización. Sensación de excesiva energía. Son poco frecuentes en los tratamientos Reiki, aunque sí en las iniciaciones. En estos casos lo ideal es saber que tiene una duración aproximada a las 12 horas, desapareciendo posteriormente.

Necesidad de pasar saliva o quitar algo que estorba en la garganta. Sensación poco frecuente relacionada a emociones atoradas principalmente por incomunicación, miedo, angustia o experiencias dolorosas. Lo ideal es detener el tratamiento normal y dar Reiki al cuello, hasta que desaparezca dicha sensación. Generalmente se presenta al trabajar posiciones de cabeza, cuello, timo – corazón, hígado, plexo solar, bajo vientre, riñones y cóccix.

Necesidad de orinar – Pérdida del control del esfínter de la vejiga. Podemos decir que estos dos estados son uno solo, dependiendo de la fuerza con que se presenten. El deseo de orinar es muy frecuente en casi todas las personas, especialmente al terminar una sesión de Reiki. La pérdida del control y la salida de un poco de orina es un caso más raro y poco frecuente, especialmente cuando el paciente está acostado de lado. En este último caso se sugiere que la persona satisfaga su necesidad fisiológica antes de iniciar la sesión. Finalmente, en caso de que sucediera, lo ideal es no dar importancia al acontecimiento.

Alteraciones en el funcionamiento digestivo. Son muy frecuentes y de muy variadas formas e intensidades las presentaciones de este estado. Todas son normales y no deben de preocuparnos. Van desde regurgitaciones, ruidos intestinales conocidos vulgarmente como ” rechinidos del intestino “, flatulencias, deseo de comer o apetito voraz. Todas ellas significan que la energía esta trabajando correctamente.

Accesos de tos. – Abundancia de mucosidad nasal. Este estado es muy similar al anterior. Significa que la energía está haciendo su labor, desechando aquello que le estorba, en cualesquiera de los planos: físico, psicológico y mental. Cuando esto sucede es recomendable ayudarle al cuerpo tomando líquidos.

Sed – Deseo de tomar agua. Estado muy frecuente y normal. Medio por el cual el organismo solicita los líquidos que necesita para hacer su labor de depuración o limpieza física y energética. Lo ideal en esta circunstancia es tomar 8 vasos de agua al día. ( No refrescos o café)

Presencia de llanto involuntario – Acceso de llanto. Es un fenómeno muy frecuente en la terapia Reiki, especialmente al trabajar en el chakra timo – corazón. Varía desde un ligero lagrimeo involuntario hasta los prolongados accesos de llanto con profundo dolor. Esta situación generalmente desconcierta tanto al cliente como al terapeuta. Sin embargo, recordemos aquel pensamiento oriental que nos dice que solo a través de unos ojos lavados por lágrimas se puede encontrar el verdadero trasfondo o significado de la vida. Así pues, lo más recomendable es dejar a la persona contactar con sus sentimientos y permitir que aflore el llanto sanador del alma. En caso de que se pierda todo control de la situación, lo indicado será poner las manos en plexo solar (ombligo) para detener el fluir de las emociones.

Acceso de risa. Es una acción poco común. Sin embargo se presenta en alguno u otro paciente, especialmente en jóvenes. Ellos, para utilizar algún término de su comprensión lo describen como ” me agarró el tonto.” La realidad es mucho más compleja, debido a que es una descarga muy fuerte de las emociones que se encuentran reprimidas en la persona, siendo muy similar la situación del acceso de llanto.

Fuerte sudoración. Es muy raro el caso de que se presenten bochornos, sudoración fría, o a la temperatura normal del cuerpo. En algunas ocasiones aparece acompañado de un fuerte olor poco común. En cualquier caso significa que el cuerpo está depurando algunas sustancias que no considera adecuadas en su interior. Siempre desaparece durante la misma sesión de Reiki.

Cambios en la presión arterial. Una característica de esta técnica curativa es el equilibrio. Por ello, automáticamente promueve que la presión alta tienda a bajar y la baja a subir durante la sesión de Reiki. Posteriormente y después de varias, tiende a equilibrar en forma permanente a la presión de la sangre. Es muy conveniente saber cuáles son los parámetros en que podemos considerar normal nuestra presión arterial.

Visión borrosa. Es poco frecuente pero sucede que tiempo después de una sesión, la persona que recibió el tratamiento, descubra que le cuesta un poco afocar la visión, especialmente a corta distancia. Esto es normal y no debe causar alarma, ya que su duración es de algunos minutos. No más de una hora.

Visión muy brillante y en tonalidades vibrantes. Es una percepción común y agradable que se presenta algunas veces en la terapia Reiki. Es mucho más perceptible después de las iniciaciones. Puede durar hasta una hora u hora y media.

Liberación involuntaria de la energía corporal. Esta es una experiencia poco común, sin embargo debemos tomarla en cuenta ya que cuando se presenta puede causar angustia al paciente y al terapeuta por no saber como comportarse o encausarla. Las manifestaciones pueden ser a través de gritos, enojo, expresiones fuertes, o bien presentarse fuertes jadeos, movimientos corporales y descargas orgásmicas en el paciente. En estos casos, lo mejor es conservar la calma y dejar que fluyan las cosas por su propio cauce.

Sensación de estancia en el vientre materno o de renacer. Algunas veces se presenta esta vivencia. Significa que de alguna forma la energía Reiki está trabajando en la sanación de tales experiencias, que pudieron ser dolorosas o bien que dejaron secuelas o procesos no resueltos en el inconsciente. El renacer en forma terapéutica nos ayuda a sentirnos plenos y con derecho a estar presentes en la vida.

Recepción de imágenes mentales. Escenas de la vida, colores, luz, figuras. Esta es una de las sensaciones más atractivas de Reiki. El cerebro, al estar trabajando nuestras vivencias en combinación con la información de los cuerpos sutiles, produce un fenómeno de ” imágenes en pantalla “. Estas pueden ser tan variadas como cada persona lo es, sin embargo se pueden catalogar en grandes temas: Manchas de colores sin forma, que se relacionan a la actividad curativa de la energía; Figuras correspondientes al plano astral, las cuales tienen significado conforme a la energía de la persona; Escenas del inconsciente, especialmente cuando se trabaja memoria celular; Imágenes de los registros akáshicos, etc.

Sueño profundo con movimiento ocular. Es sumamente frecuente que se presente este estado, acompañado de relajación total. Significa que el inconsciente está trabajando en nuestros sueños, sanando experiencias de vida que han quedado abiertas y sin procesar. Lo ideal en estos casos es dejar dormir a la persona durante el tiempo de la terapia. Posteriormente es conveniente despertarlo poco a poco, que tome conciencia de sí mismo, del tiempo y del espacio.

Entrada a sueño o estado de meditación profunda. A este sueño se le llama también estado hipnótico. Se caracteriza porque la persona se duerme, frecuentemente con la boca y los ojos abiertos, con rigidez corporal y además realiza una serie de movimientos corporales y faciales muy libres, semejantes a un ave en vuelo, bailes, automasaje, etc.… Ello se debe a sanaciones sumamente profundas del inconsciente, o de karmas. En algunas ocasiones han manifestado que en dicho estado, tuvieron desprendimientos de su propio cuerpo, llegando a experiencias tales como presenciar la terapia fuera de su cuerpo, o bien haber viajado en otros sitios o lugares distantes. ( Centro de la ciudad de Tokio, Japón – Campamentos gitanos en Europa Oriental) Cuando esto sucede es conveniente que el paciente hable de su experiencia y se dé el tiempo suficiente para volver al aquí y ahora, esperar a que tome cabal conciencia de sí mismo, antes de conducir automóvil o caminar por la ciudad, especialmente para evitar accidentes o que regresen momentos después al sitio de la terapia Reiki, sin saber a donde tienen que ir o qué hacer.

Necesidad profunda de estar consigo mismo y en soledad. Esta es una reacción muy frecuente dentro de la terapia Reiki, debido a que nos lleva a tomar una conciencia personal a la vez de confrontarnos en forma integral. Es conveniente darnos la oportunidad y el tiempo necesarios de contactar, sentir y vivir nuestra propia historia y los efectos de las circunstancias que nos rodean y afectan.

Sensación de presencia o dolor en órganos extirpados o miembros amputados. Es sumamente frecuente que esto acontezca. Lo ideal es dar Reiki aunque dicha parte del cuerpo no exista físicamente. De esa manera se sanan las heridas energéticas que causa la cirugía.

Reaparición de síntomas ligeros de enfermedades crónicas o del pasado. Como la terapia Reiki tiene la característica de sacar todo aquello que afecta al organismo para dejarlo libre de bloqueos o ataduras, algunas veces trabaja liberando efectos que han quedado desde tiempo atrás. Estas molestias duran aproximadamente 72 horas, en las cuales es conveniente descansar, tomar líquidos, cubrirse del frío y dormir.

Como se mencionó en el principio ninguno de estos efectos, sensaciones y emociones son perjudiciales, malos o indeseables. Simplemente son efectos de la sanación que Reiki ejerce. Conviene invitar a pacientes, terapeutas y practicantes a tomar conciencia de ello, además de darnos la oportunidad de sentir y disfrutar la experiencia integral que nos ofrece.

Preguntas que todos se han hecho:

1) ¿Es para mí? ¿Yo podré?

2) ¿Tiene contraindicaciones?

3) ¿Es religioso o sectario?

4) ¿Me quedo con cosas de los otros?

5) ¿Depende de la predisposición?

6) ¿Cuánto tiempo tengo que esperar entre niveles?

7) ¿Estoy obligado a enseñar si soy Maestro?

8) ¿Por qué se aprende tan rápido?

9) ¿Tengo que ser vegetariano?

Si tienes ganas de estar mejor y de ayudar a los demás, es todo lo que se necesita: no es necesario estudiar, memorizar o concentrarse, es auténticamente japonés: simple, práctico y efectivo. Apto para toda edad y condición.

No presenta contraindicaciones dado que aporta la vitalidad necesaria para que el organismo del receptor despierte sus propias capacidades autocurativas. El receptor determina la absorción de energía y no el dador.

Es un método de armonización desligado de toda práctica esotérica o religiosa, no otorga poderes ni los pide. Sólo es necesario aprender a ser canales de Reiki.

Al ser canales, no absorbemos ni la tristeza ni la alegría del receptor. Estamos protegidos y podemos dar Reiki aun sin estar nosotros en perfecta armonía. ¡El Reiki se va a encargar de dárnosla!

Aunque la persona fuese muy negativa igual recibiría Reiki ya que funciona como una inyección: no es necesario estar predispuesto para sentir sus efectos.

El tema tiene muchas opiniones. Nosotros pensamos que la necesidad de avanzar y de crecer en Reiki se siente dentro de uno y no puede ser medida desde afuera. Hay quienes esperan una semana, otros un año.

La Maestría es en principio para uno mismo. Hay Maestros que vuelcan sus conocimientos de diferentes maneras, no necesariamente enseñando.

Reiki es un método de transmisión que requiere para iniciarse, de una activación que el Maestro de Reiki hace en cada nivel. Es a partir del final del seminario que el Método comienza a ser experimentado. Primero se transmite y luego se practica.

Reiki produce equilibrio en distintas áreas, incluso en la vida cotidiana va a haber personas que se van a acercar y otras que se alejan sin que uno las eche, porque al cambiar nuestra vibración modificamos el entorno. De ahí que el método al equilibrarnos va haciéndonos lograr una dieta y una vida más sana, pero no como una condición obligatoria sino como un resultado de la práctica.

Experimentar reiki sobre ti mismo durante un período de tiempo, te permitirá purificar tu físico, emociones, mente y espíritu, llevándote más cerca de aquello que verdaderamente eres: Espíritu Divino experimentando el reino físico de la existencia, a través de las sensaciones de un maravilloso vehículo: tu cuerpo.

Y si sigues avanzando en tu entrenamiento reiki un tiempo mayor, experimentarás que, ser consciente de la purificación o limpieza que ocurre, te ayudará a entender cuales hábitos, condicionamientos y pensamientos deben ser cambiados o eliminados, y cuando lo sean, el resultado será una mejor salud. ¡Y eso sí es iluminación!

En ese momento estarás preparado para enseñar a otros, y estos a su vez a muchos más, ayudando a cambiar así, la percepción de la humanidad desde el pensamiento de enfermedad hacia el de purificación.

Cuando este conocimiento esté plenamente difundido y sea consciente para todos los seres humanos, la enfermedad ya no será un problema. ¡Allí reside el verdadero poder!

Reiki es una de las herramientas para ese próximo paso en la evolución humana.

Recuerda que tanto el aprendizaje de reiki como la recepción de sesiones no son un substituto para la medicina ni la consulta medica, ni de otros profesionales calificados de la salud.

Recuerda que tanto el aprendizaje de reiki como la recepción de sesiones no son un substituto para la medicina ni la consulta medica, ni de otros profesionales calificados de la salud.

Solicita una terapia reiki usui, completando el siguiente formulario:

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s