El sendero del mago-lección 4-


LECCION 4

?Quien soy yo? es la unica pregunta que vale la pena
hacerse y la unica que nunca se responde.
Nuestro destino es representar una infinidad
de papeles, pero esos papeles no somos nosotros mismos.
El espiritu no tiene lugar, pero deja tras de si
una huella a la cual llamamos cuerpo.
Un mago no se considera a si mismo un suceso local
que suena un mundo mas grande.
Un mago es un mundo que suena sucesos locales.

Merlin desaparecio del mundo de Arturo durante muchos anos; sin embargo, un buen dia reaparecio y salio del bosque en direccion a Camelot. Dichoso de ver a su maestro, el rey Arturo ordeno un gran banquete en su honor, pero Merlin se mostro perplejo y miro a su antiguo pupilo como si nunca lo hubiera visto.
“Tal vez podria asistir, si eres la persona que creo que eres”, dijo Merlin. “Pero, dime la verdad, ?quien eres?”. Arturo quedo desconcertado, pero antes de que pudiera protestar, Merlin se dirigio a la corte reunida y dijo en voz alta: “Le doy esta bolsa de polvo de oro al que pueda decirme quien es esta persona”. E inmediatamente aparecio en su mano una bolsa repleta de oro en polvo. Aturdidos y mortificados, ninguno de los caballeros de la Mesa Redonda se adelanto. Entonces un joven paje se aventuro a decir: “Todos sabemos que el es el rey”. Merlin sacudio la cabeza y expulso bruscamente al joven de la sala.
“?Ninguno de ustedes sabe quien es el?”, repitio.
“Es Arturo”, grito otra voz. “Hasta un idiota sabe eso”. Merlin identifico el sitio de donde venia la voz – del rincon donde estaba una anciana sirvienta – y tambien le ordeno que abandonara el recinto. Toda la corte zumbaba de confusion, pero el reto del mago no tardo en convertirse en juego.
Comenzaron a oirse varias respuestas: el hijo de Uther Pendragon, el gobernante de Camelot, el soberano de Inglaterra. Merlin no acepto ninguna de ellas, como tampoco algunas mas ingeniosas como hijo de Adan, flor de Albion, un hombre entre los hombres, y asi sucesivamente. Finalmente le llego el turno a la reina Guinevere. “Es mi amado esposo”, murmuro. Merlin solamente sacudio la cabeza. Uno por uno, todos abandonaron el gran salon hasta que quedaron solos el mago y el rey “Merlin, nos has puesto a todos en una situacion embarazosa’, admitio Arturo. “Pero estoy seguro de saber quien soy Por lo tanto, mi respuesta es esta: Soy tu viejo amigo y discipulo”. Tras vacilar unos segundos, Merlin desecho tambien esta ultima respuesta, y al rey no le quedo otra alternativa que salir. Sin embargo, movido por la curiosidad, se dirigio hacia una puerta abierta desde donde podia ver el gran salon. Para su asombro, vio como Merlin iba hacia una ventana y lanzaba el oro al aire.
“?Por que hiciste eso?”, grito sin poder reprimirse.
Merlin alzo la vista. “Tuve que hacerlo”, replico. “El viento me dijo quien eres”.
“?El viento? Pero si no dijo nada”.
“Precisamente”.

Para Comprender la Leccion.

Los magos y los de su especie con frecuencia han preferido no tener nombre ni pertenecer a sitio alguno. No es de su agrado permanecer en un solo lugar, donde podrian llegar a acostumbrarse demasiado a los mortales. “Quien quiera que me llama por mi nombre es un extrano”, decía Merlin. “El hecho de que reconozcas mi rostro no significa que me conozcas”. Los magos se consideran ciudadanos del cosmos. Por lo tanto, el sitio exacto donde se les pueda encontrar es irrelevante.
En la vida mortal, lo que nos limita en primero y último lugar son los nombres, los rótulos y las definiciones. Tener un nombre es útil – nos permite saber cual es el certificado de nacimiento que nos pertenece – pero no tarda en convertirse en una limitación. El nombre es un rotulo. Define un lugar y una hora de nacimiento, en una determinada familia. Al cabo de unos anos, el nombre define que vayamos a una determinada escuela, y que después sigamos una determinada profesión. Cuando llegamos a los treinta anos, nuestra identidad esta encerrada en un cajón de palabras. Las paredes del cajón podrían estar hechas de lo siguiente: “Abogado tributario católico, educado en x universidad, casado, padre de tres hijos y con una hipoteca”. Aunque es probable que esos hechos sean exactos, son engañosos. Atrapan a un espíritu incondicionado dentro de unas condiciones. Muchas de esas limitaciones parecen pertenecernos a nosotros, cuando en realidad se refieren únicamente a nuestro cuerpo – y todos somos mucho mas que un cuerpo. El mago tiene una relación peculiar con su cuerpo. Lo ve como un haz de consciencia que adopta una forma en el mundo, de la misma manera como las piedras, los árboles, las montanas, las palabras, los deseos y los sueños fluyen y adoptan una forma. El hecho de que un deseo o un sueno no tenga sustancia mientras que el cuerpo es sólido, no perturba al mago. Los magos no tienen el prejuicio común que nos lleva a pensar que ‘sólido” es sinónimo de “realidad”.
El mago no se ve a si mismo como un suceso local que suena con un mundo mas grande. El mago es un mundo que suena con sucesos locales. No hay fronteras que lo limiten. Los mortales no podrian vivir sin fronteras. Sus cuerpos definen el lugar donde se encuentran – sin cuerpo no podrian ni siquiera saber cual es su hogar, puesto que el hogar es el sitio a donde va el cuerpo para refugiarse y descansar.
Sin embargo, Merlin no se consideraba un ser sin hogar. Decia: “Este cuerpo es como un nido al cual llegan mis pensamientos, pero entran y salen tan rapidamente que bien Podria decirse que viven en el aire”. Suponemos que nuestros pensamientos van y vienen dentro de nuestra mente, pero, nuevamente, no podemos demostrarlo. ?Quien ha visto un pensamiento antes de que aflore? ?Quien sigue un pensamiento hasta el sitio a donde va despues? Merlin no comprendia por que los mortales deseaban aferrarse a sus cuerpos. “Esta bien decir que esta envoltura de carne y hueso soy ‘yo”‘, decia, “pero solo si esa colina, esa pradera y ese castillo tambien son ‘yo”‘. A los ojos de Merlin, el cuerpo mortal no era mejor que un perchero para colgar las creencias, los temores, los prejuicios y los suenos. Si se cuelgan demasiados abrigos en un perchero, este desaparece de vista. Eso es lo que los mortales han hecho con sus cuerpos, decia Merlin. Es imposible ver la verdad del cuerpo humano – que es un rio de consciencia que corre a traves del tiempo -, debido al exceso de peso del pasado que se ha acumulado sobre el.

Para Vivir la Leccion

Para experimentar esta lección, olvide su nombre durante un tiempo. Digamos que la pregunta ?Quien soy yo? es real en este momento. Escapar del nombre y de la forma implica descubrir quienes somos en realidad. La mayor parte del tiempo nos experimentamos a través de la limitación. Representar un papel es una limitación y, aun así, todo el mundo asume y descarta papeles todo el tiempo. Recuerde cuando usted era pequeño y su madre era lo mas importante del mundo. Usted no imaginaba que ella tuviera otra vida aparte de ser su mama; la identidad de ella estaba grabada en su mente. Solo cuando usted creció, se dio cuenta de que ella representaba otros papeles como el de esposa, hermana, hija, profesional y demás. A la mayoría de los niños les es difícil aceptar el hecho de que su mama tenga una vida propia, y que esta no gire totalmente alrededor de la maternidad – ese es el egoísmo natural de todos los niños pequeños. Pero con el tiempo aprendemos a meternos en nuestros propios papeles, siguiendo el ejemplo de nuestros padres.
Asumir un gran número de papeles nos parece una forma de ampliar nuestra experiencia. Una mujer que se limita a ser madre podría sentirse abrumada por la vida. En nuestra sociedad, ser “completos” significa representar tantos papeles como sea posible. Pero el mago no ve la situación de esa manera. Para el, ser completo significa liberarse de todos los papeles. “Soy un espíritu libre reducido a la apariencia de este pequeño cuerpo”, diría Merlín. “Podemos tapar el Sol con un dedo, ?pero acaso su luz no llena todo el cielo?”
Dejar de representar papeles no es facil; sin embargo, para entrar en el mundo del mago es necesario prescindir de los papeles que jugamos. ?Cual es, entonces, la experiencia de estar totalmente liberados de los papeles? En realidad es bastante simple. Cuando despertamos en las mañanas, hay un instante antes de comenzar a pensar en las cosas del día, un momento para sentirnos despiertos sin ningún pensamiento en la mente. Somos apenas nosotros mismos, en un estado de consciencia simple. Esta experiencia de simplicidad se repite a intervalos durante el dia, pero son pocas las personas que toman nota, porque estamos acostumbrados a identificarnos con el proceso de pensamiento, el cual también tiene lugar durante todo el día. Sin embargo, en realidad no somos lo que pensamos.
Quizás le resulte difícil creer esto, pero los pensamientos que pasan por su cabeza no son suyos – le pertenecen al nombre, a los papeles que usted representa. Si usted es una mujer que piensa en su hijo, en como le va en la escuela, en que prepararle para la cena, etc., no es usted la que tiene esos pensamientos. Es la madre. Cuando en mi consulta pienso en los diagnósticos, las formulas y demás, es el medico el que esta pensando. Los papeles de madre y medico son útiles, claro esta, pero llega el momento en que terminan y entonces todos debemos confrontar el enigma de quien somos – enigma que jamás desciframos, independientemente de cuan bien hayamos representado nuestros papeles.
Sin embargo, si usted lo desea, puede trascender el nivel de los papeles en un segundo. Mientras lee, dirija su atención a quien esta leyendo. O mientras escucha música, dirija su atención a quien esta escuchando. O si ve un arco iris, trate de ver a quien lo esta mirando. En todos los casos sentirá inmediatamente una consciencia alerta, despierta, desprendida, silenciosa y, no obstante, intensamente viva. ?Que es lo que usted ha hecho en realidad? Ha interrumpido el acto de la observación para vislumbrar al observador. Esta maniobra arroja una luz sobre la certeza absoluta de la existencia, porque mas allá de la observación esta el observador inmodificable. Este observador es el factor sin tiempo presente en todas las experiencias limitadas por el tiempo; este observador es usted. La idea de existir fuera del tiempo puede ser atemorizante para quien se identifica fuertemente con el papel que representa. Es enorme el numero de personas que se sienten devastadas cuando pierden el empleo, cuando los hijos crecen y se van, cuando fallece su cónyuge amado. Su sentido del yo’ esta tan ligado a los nombres, los rótulos y los papeles, que no han dedicado tiempo para averiguar quienes son en realidad.
El hecho de ser totalmente humanos nos hace reales. Pero la realidad no se puede definir, solo se puede experimentar. Mantengase alerta a esos breves momentos durante el dia cuando experimenta su yo fundamental detrás de una respiración, un sentimiento, una sensación. Antes de saltar de la cama mañana, trate de capturar esa fugaz insinuación del ser puro y simple, antes de que la mente comience a conversar. Ese estado quieto, silencioso, sin nombre, es muy gratificante. No es afectado por el pensamiento, la conversación o la acción. Es el castillo cuyos muros inexpugnables protegen la bóveda donde se encuentra el verdadero tesoro de la vida. Un abrazo de luz y paz
Marianela

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s