La magia ilimitada del Amor Alquímico


La magia ilimitada del Amor Alquímico
Crystal Pomeroy

ANTECEDENTES BUDISTAS DE LA ALQUIMIA DEL AMOR
Resulta interesante saber que unos quinientos años antes de Cristo, el budismo proponía enseñanzas importantes respecto del amor incondicional, comenzando con el amor a uno mismo. La maestra Sharon Salzberg ha recopilado los beneficios milagrosos que el Buda asociaba con ésta, la más poderosa de todas las energías emocionales:

1 Dormirás fácilmente
2 Despertarás fácilmente
3 Tendrás sueños agradables
4 La gente te amará
5 Los devas (seres celestiales) y los animales te amarán
6 Los devas te protegerán
7 Los peligros externos no te dañarán
8 Tu rostro estará radiante
9 Tu mente estará serena
10 Morirás sin confusión
11 Volverás a nacer en reinos felices

Traducidos a la vida contemporánea occidental, estos beneficios señalan el logro de la plenitud absoluta en todos los niveles de la existencia; incluyendo los secretos esotéricos para la felicidad en las relaciones humanas. La prometida serenidad mental junto a los sueños agradables son indicativos de un bienestar interno que sana todo el ser, penetrando hasta el inconsciente, cuando uno logra vibrar en el amor incondicional. Esa integridad interior, en combinación con la ayuda de los ángeles (devas en Oriente), presagia la magia del perdón descrita con distintas palabras en los Evangelios, la que garantiza la respuesta a nuestras oraciones. Otro beneficio budista, la inmunidad a los peligros externos, promete la salud óptima a la vez que señala el escudo divino que protege todos nuestros intereses (un beneficio decisivo ante la obsesión que hoy prevalece por la seguridad). Además, una muerte sin confusión, seguida del renacimiento en reinos felices, subraya la importancia de la buena voluntad universal no sólo para esta existencia, sino para el más allá.

DESPEJA TUS CANALES PARA RECIBIR LA FELICIDAD
¿Alguna vez has vivenciado el impacto del amor incondicional como se expresa en las demás promesas budistas?: La gente te amará… los animales te amarán… los seres celestiales te amarán . ¿Puedes imaginarte una vida tan espiritual y tan feliz? Fuimos hechos para el amor, recibirlo es un anhelo universal. La palabra amable es sinónimo de bondadoso, su raíz significa lo que se puede amar . Sentimos una atracción espontánea hacia la gente que irradia bondad. Quien consigue enviar una sentida voluntad positiva hacia todos sin reservas, se conecta con la Bondad Superior, cuya atractivo resulta irresistible. No nos engañemos: no basta con sostener un trato amable en apariencia. Los demás perciben nuestro verdadero sentir en forma inconsciente, esto se confirma con la atracción o rechazo espontáneos de parte de los niños y los animales, quienes responden a las fuerzas del inconsciente. El inconsciente sólo se deja llevar por la bondad más profunda.

DESCUBRE UN ÁNGEL EN CADA BESTIA
Cuando logramos ubicarnos en el amor incondicional, incluyendo su expresión excelsa: el perdón, podemos esperar un trato armonioso hasta de quienes menos lo esperábamos. Un lobo del siglo XIII ha pasado a la inmortalidad. Su cercanía a la aldea italiana de Gubbio había desquiciado a los residentes, quienes determinaron acabar con él. La noticia llegó a oídos del hermano Francisco de Asis, cuyo legendario amor por los animales lo inspiró a viajar al pueblo en una labor de protección, ¡a favor del lobo! Ante los aldeanos estupefactos, el místico lo visitó en su cueva para comunicarle su afecto intenso y pedirle que se comprometiera a proteger al pueblo a cambio de que el poblado se comprometiera a no hacerle daño. La conciencia amorosa del santo, junto con su fe, le permitieron conectarse con el ser espiritual del lobo, quien se vio transformado por la experiencia.
La historia del profeta Daniel aporta otra metáfora muy vívida del poder pacificador del amor incondicional. Arrojado entre los leones por sus enemigos, Daniel se escudó en la oración para cambiar su terror inicial, y se dedicó a alabar y amar a las bestias, mismas que respondieron dejándolo en paz, ante el asombro de sus enemigos. Como el lobo de san Francisco, los leones de Daniel dieron muestra del potencial divino que mora en todos los seres creados, esperando el encuentro con una persona alineada con la ley del amor. La metáfora bíblica del león y la oveja, los que dormirán el uno junto al otro, se refiere a este efecto mágico, capaz de despertar el Cristo Interior hasta en las bestias, transformando los instintos depredadores.

ES POSIBLE AMAR ASÍ
Muchas personas pueden apreciar el valor de ubicarse en la bondad constante, pero el ego personal y colectivo hacen que este propósito parezca exageradamente difícil, si no imposible. ¿Quién no puede identificarse con las palabras de una profesora de mitología griega que tuve?: El ejemplo de san Francisco es admirable, mas no imitable . No cabe duda que los logros interiores requieren de una voluntad notable, sin embargo la decisión personal a desarrollar la conciencia del ágape es el milagro de nuestra parte que espera el Espíritu Superior para poder obrar los suyos, haciéndonos llegar todos los recursos interiores y exteriores que pudiéramos necesitar para vivir en la alquimia amorosa. Una de las claves más sencillas y accesibles con la cual la mente occidental puede demostrar esa decisión y sentir una diferencia interior es el uso de las afirmaciones de amor, como la que sigue: Vivo según la ley del amor, y estoy libre por siempre de la condena y la culpa.
Repite este pensamiento o alguno parecido mientras repasas en tu mente a toda la gente que conoces de cerca o de lejos, cuidando de no omitir a quienes más trabajo te cueste ver con buenos ojos. Mientras repites el decreto, mantén tu atención en el centro del pecho y siente cómo va cambiando la energía que emanas desde allí. Haz esto durante un mínimo de veinte minutos al iniciar el día y empezarás a probar por ti mismo los frutos sobrenaturales de la bondad incondicional..

Bibliografía:
Curtis Hopkins, Emma, Bible Interpretations. Fourth Series, Ministry of Truth International, 1993. Johnson, Dr. Tom, carta personal a la autora, Las Vegas, Nevada, 2004. Ponder, Catherine, The Dynamic Laws of Healing, Devorrs & Co.. Salzburg, Sharon, Amor incondicional, Editorial Edaf.
Twyman, James F., El retrato del Maestro, Grupo Editorial Tomo.

En amor y luz
Marianela

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s